Los 3 tipos de cerveza artesana

La cerveza tiene una versatilidad única gracias a tan solo 4 ingredientes: agua, cereal malteado, lúpulo y levadura. Ofrece enormes combinaciones que dan lugar casi un centenar de estilos diferenciados. Sin embargo, todos estos estilos se pueden clasificar en 3 tipos de fermentación que se ha llevado a cabo durante su elaboración.

La fermentación de la cerveza

La fermentación es el proceso mediante el cual la levadura transforma los azúcares del mosto procedentes de la malta en alcohol y dióxido de carbono. La levadura, por tanto juega un papel crucial. A más malta más azúcar y más alcohol.

Dependiendo del tipo de levadura, la temperatura a la que actúa y su comportamiento, se distinguen 3 tipos de fermentación que dan lugar a la clasificación principal de la cerveza:

  1. Fermentación espontánea
  2. Alta fermentación
  3. Baja fermentación

Cervezas de fermentación espontánea

Las cervezas más antiguas son las de fermentación espontánea (Historia de la cerveza). Estas fermentan a través del aire y se creía que era magia o un regalo de los dioses. No se les añadía levadura para su fermentación sino que fermentaban por levaduras silvestres que se encontraban en el ambiente.

Las levaduras que intervienen en la fermentación de este tipo de cervezas pertenecen a la familia de los Brettanomyces, también denominadas de forma abreviada Brett.

Son probablemente las cervezas más desconocidas por el gran público, pero son muy especiales e interesantes. En determinadas recetas se les añaden frutas. Desde el punto de vista sensorial son cervezas caracterizadas por una intensa acidez y abundantes notas agrias. Estas cervezas también reciben la denominación de lámbicas, por simpatía con la localidad belga llamada Lembeek, en las proximidades de Bruselas.

Curiosamente pueden estar fermentando de 3 a 5 años, se envasan con un tapón de corcho y suelen tener un precio elevado.

Cervezas Ales de alta fermentación

Posteriormente aparecieron en Inglaterra las cervezas Ales. Se le llama cervezas de alta fermentación porque su temperatura de fermentación varía entre 15 y 25ºC.

La levadura se descubrió alrededor del año 1000 pero incluso antes de su descubrimiento ya se estaba utilizando para elaborar cerveza sin tener conciencia de ello.

El proceso de elaboración de la cerveza consistía en la ruptura de la cebada (malteada o no), mezclarla con agua y hervir la mezcla ligeramente. Se dejaba fermentar esta papilla durante algunos días y se pasaba a unas cestas que favorecían el goteo del líquido que se recogía en un botijo. Se solían añadir miel y algunas plantas aromáticas, como el grut. La cerveza fermentaba gracias a añadir una parte de la anterior elaboración a la nueva. Emplean la levadura Saccharomyces Cerevisae que por cierto también sirve para hacer pan.

Cervezas Lager de baja fermentación

Por último, las cervezas Lager de baja fermentación, con una temperatura de fermentación de entre 5 y 15ºC. Usan levaduras del tipo Saccharomyces Carlsbergenesis o Saccharomyces Uvarum. Originarias de Alemania son las más modernas de todas ya que comienzan a producirse a partir de 1800. Gracias al descubrimiento de la pasteurización y a la aparición de la cristalería acabaron conquistando el mundo.

tipos de cervezas

Otras cervezas

Cervezas Especiales con una fermentación alternativa que no tienen por qué elaborarse con los 4 ingredientes básicos. En sus recetas se pueden incluir frutas, hierbas y/o especias. Pueden ser ahumadas o añejadas en madera. En muchas ocasiones son cervezas experimentales.

Cervezas sin clasificar que contienen nuevos estilos que van apareciendo y están por clasificar. Como por ejemplo la cerveza Italian Grape Ale, La Dorada Pampeana Argentina o la IPA Argenta Argentina, entre otras.

By |2018-10-29T10:22:13+00:00octubre 3rd, 2018|Fermentación|
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenidos relacionados con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación.
Más información
Entendido