5 diferencias clave entre cerveza artesana e industrial

¿Cómo puedo distinguir entre una cerveza artesana y una industrial?¿En qué se diferencian? Básicamente se diferencian en los ingredientes, el proceso y las cantidades. Estos son los 5 puntos que nos ayudarán a diferenciar entre una artesana y una industrial.

  1. La Pasteurización

    La historia de la cerveza nos recuerda que esta nació siendo artesana, para pasar a industrializarse en el momento que se descubrió la pasteurización. La mayor parte de la cerveza producida en todo el mundo se pasteuriza para eliminar bacterias que puedan originar sabores no deseados. A este fenómeno también se le llama “contaminación”. Al pasteurizar se corta la fermentación y con ello se consigue estabilizar la cerveza dándole un sabor estándar.  Al eliminar una segunda fermentación se le debe inyectar gas carbónico puesto que no gasifican. Este proceso hace que se pierdan propiedades nutritivas.

     

  2. El filtrado

    Tanto la cerveza industrial como la artesana se pueden filtrar, pero la diferencia radica en el tipo de filtrado. Mientras que en las cervezas artesanales se aplica un filtrado manual, en las industriales se aplica un filtrado químico. Este tipo de filtrado elimina impurezas a la vez que destruye otros elementos que le restan sabor.

     

  3. Los ingredientes

    Los ingredientes básicos de la cerveza son el agua, la cebada, el lúpulo y la levadura, además de adjuntos. Estos adjuntos, léase trigo o arroz, serán utilizados para dar sabor en la cerveza artesana y para bajar costes de producción en la cerveza industrial. Donde más ahorran las cervezas industriales es en el lúpulo, mientras que las cervezas artesanas se elaboran con lúpulos de gran calidad, es habitual que las cervezas industriales lo sustituyan por esencia de lúpulo. Las cervezas artesanales se elaboran sin aditivos y nunca se les añade ni conservantes, ni antioxidantes, ni estabilizantes químicos.

     

  4. La producción

    La cerveza artesana se  elabora en pequeñas cantidades para evitar su almacenamiento prolongado. La palabra “microcervecería” se originó en EEUU y designaba entre otras cosas una producción inferior a 1,8 millones de litros anuales. En cambio, según AECAI (Asociación Española de Cerveceros Artesanos Independientes), la producción anual de una cervecera artesana puede tener un volumen máximo de 5 millones de litros. Sea el límite que sea las grandes producciones se quedarían fuera de lo que se considera una cerveza artesana.

     

  5. Independencia económica

    El auge de las cervezas artesanas no pasa desapercibido por parte de los grandes fabricantes. Es por ello que han empezado a invertir e incluso comprar microcerveceras. Se suele considerar que para ser independientes sólo se puede estar participada con un máximo del 25%. De este modo se garantiza que el objetivo principal de una cerveza artesana sea un producto de calidad y no un beneficio económico.

By |2018-09-25T09:24:43+00:00septiembre 25th, 2018|Sin categoría|
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenidos relacionados con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación.
Más información
Entendido